Un video-clip se aprecia por sí sólo, no por el gusto que tengas por la canción, quién la interpreta o si el disco que promociona es un clásico. Un video se aprecia por el tipo de relación con la música, por sus encuadres, su foto, sus gráficos, la historia que presenta, no sé, miles de cosas que escenciales de un visual. Por eso en Trackzion no ponemos la novedad de los sencillos, sino los que aportan algo al lenguaje del clip o lo usan de una manera especial.

En este caso, Reflection Eternal (Talib Kweli &Hi-Tek) decidieron que “Ballad of the black gold” debería tener un video promocional. El encargado fue Sam Ellison, quien hizo una emotiva colección de imágenes en movimiento que giran en torno al oro negro, la violencia por su control, el descontento y el desastre que provoca. Y eso es lo que pienso este video aporta al espectador, un fotografía digna de ser vista sobre un track de Reflection Eternal.

#at=0

Be Sociable, Share!