Del sentido y otras cosas.

A veces hay trabajos que lo único que podemos decir de ellos es que “están chidos” porque en realidad no nos provocan nada, sólo admiramos la técnica o nos atacan los sentidos con movimientos raros, contrastes de colores o sonidos nuevos, pero al final no hay emociones, evocaciones, recuerdos, nada. Esto es cada vez más común en la música, la ilustración, el cine, la publicidad, los raps, no sé, casi cualquier expresión creativa. La tecnología es más accesible y la información está a la mano con tan sólo un click, que ya cualquiera domina en unos meses lo que antes tenías que aplicarte años para lograrlo.

Algo así pasa con el remix de “Gng bng” del productor angelino Flying Lotus en donde rapea Blu. Si escuchamos la canción suelta, sí, es llamativa con esos sonidos amontonados, bajos duros y drums que pegan por todas partes, los flows de Blu cambian a cada rato e interpretan perfectamente el ritmo; pero en realidad la letra no tienen un sentido constante y la música no provoca más que una atmósfera de caos.

Por otro lado, tenemos a Ruff Mercy, un diseñador/animador de Londres, Inglaterra. Aparte de su trabajo en la publicidad y la televisión para marcas como Mtv, VH1 o Motorola, su trabajo personal es como el de muchos diseñadores actualmente: técnica minimalista que hace a sus personajes lindar entre lo tierno y lo monstruoso, estética derivada del street art y animaciones simples con historias fáciles y absurdas. Nada que un canal dirigido a un público joven-alternativo no haya hecho.

Sin embargo, hay veces que varios de estos elementos vacíos o “bonitos” (como quieran llamarles), se juntan y crean un sentido que, lo más probable, supera las intenciones de sus autores.

“Gng bng” de Flying Lotus con Blu se publicó en abril del 2009 y hace unos meses se convirtió en un video-clip realizado por Ruff Mercy; ahora tenemos un producto audiovisual completo que aterriza una idea concreta o por lo menos te lleva a pensar más allá del “está chido” o “qué super flows” o el sonido moderno. El caos sónico se fusiona con la suciedad de la caricatura hablando y provoca una sensación específica e incluso un situación como un viaje ácido o un sueño en donde viajas al Mundo cool y tu otro yo sale a flote.

Según nuestra guionista estrella, Ale Limón, la conclusión es que muchas veces hay trabajos que sólo se pueden y se deben apreciar desde un punto de vista estrictamente estético, puesto que no hay más que buscarle. Tiene razón, son algo inmediato, mero entretenimiento. Pero lo que me llevó a este post es cómo una canción vieja que me hizo pensar que Blu la estaba cagando al adicionarse a la moda hipster y comenzar a rapear sobre bases electrónicas con frases sin ton ni son (todo lo contrario al blues con Exile), se convirtió en una sensación concreta y divertida, al trascender de una canción a un video-clip. Se trata de ese proceso, muchas veces inconciente, en donde algunas obras “encuentran” un elemento extra para completar su trascedencia y no quedarse en el mero producto de consumidor, sino en el camino ganan ese plus tan deseado por los creativos que las hará memorables.

Be Sociable, Share!