Por Sick Morrison

Hey, qué tal.

Podría abrir este post diciendo: “¡Wow!. ¡Impresionante!. Está súper interesante.”, como por ahí leí en una entrevista a un DJ idiota de esos que dicen frases o etiquetan al no saber expresarse.

En fin, ¿la vida es un drama?, ¿el esfuerzo lo es todo?, ¿la felicidad es un sacrificio?. Quizá después de leer lo siguiente me juzguen un loco o piensen que nada concuerda, pero ver Black swan (El cisne negro) hace unos días, me hizo tener un montón de moods y formas de pensar que ya me he cuestionado o con las que me he identificado (quizá más gente o hasta tú mismo que lees esto).

Las personas viven esforzándose por llegar a ser parte de algo, por tener ya sea una casa, un auto y una buena novia. Así es la vida, ¿no?, pero ¿qué estamos dispuesto a hacer?, ¿sólo esforzarnos?, ¿el típico corazón, mentalidad optimista o un “sí se puede”?

En verdad con este film es diferente, tienes que pasar a veces por un sinfín de trips y lidiar con tu yo interno para llegar a algo que siempre has deseado. Vivimos, como dicen por ahí, “intentando ser felices y dando nuestra mejor cara”. Muchos podrán evadir sentimientos, fingir sonrisas y lo que ya he dicho, y de esta movie se me quedó “DEJARSE LLEVAR”. No sólo cuando tenemos momentos felices deberíamos hacerlo, a veces, dentro de la tristeza y desencanto tratamos de usar la evasión, pero más bien deberíamos canalizarlo de alguna manera para sacar provecho de ello. ¿Cuántos de ustedes darían su vida por un segundo de gloria, por ser el núcleo de un todo?. En este film encontrarás muchos estados de ánimo y te darás cuenta que esforzarse o tener control de algo no es necesariamente la perfección

Véanla y juzguen ustedes mismos. No siempre las historias felices acaban con un príncipe azul y un beso, hay veces que la tragedia es un gozo que se vuelve felicidad para los pocos o muchos que viven para dar hasta su último aliento.

Be Sociable, Share!