Nabil y Frank Ocean, vaya pareja. Como si las tramas de Frank no fueran suficientes shocks a la conciencia, Nabil siempre tiene que concretar el sentimiento de soledad y alteración de los sentidos. Retratarlo es una cosa, recrearlo en el espectador es una habilidad superior.

Alcohol. Alcohol. Alcohol. Alcohol. Alcohol. Ojalá no existiera. No hay pedo. Minutos que son horas. Despertar y que todo se vea lejano (lo ideal sería ajeno). “No lo vuelvo a hacer, lo juro”. Mierda.

Ésta vez lo vuelven a hacer con un video-clip que se desarrolla entre “Pink matter”, “Pyramids” y “Voodoo”, todas incluidas en el Channel Orange de Frank.

Be Sociable, Share!