Comenzó con Kanye, definitivamente lo logró con Frank Ocean. Los dramas, la elegancia, la tristeza y las tensiones mentales por las mujeres se han convertido en la obsesión fotográfica de Nabil y su fortaleza como director.

Ésta vez tomó “Twenty eight” de The Weeknd y convirtió su error en uno doble: mientras Abel Tesfaye es agobiado por la entrevista de un viejo presentador, una mujer fantasma lo ve en la tele y el se transporta al recuerdo de a una fiesta con strippers. De preferencia, veánlo de noche. Solos.

Buena carta de presentación para su disco triple con una disquera transnacional.

Be Sociable, Share!